Wpisz e-mail

CAMPAÑA SOCIAL

/ Misión

Misión

Vivimos en una civilización de la diversidad. Esto significa una gran libertad, pero también responsabilidad y cuidado de cara a diversas tentaciones y peligros. Nuestra intención es no perder en esta diversidad los valores básicos, las ideas fundamentales para la cultura, como: ser justo con los demás, la libertad de elección y derecho al respeto de nuestra contribución al desarrollo cultural.

La fundación Cultura Legal (Legalna Kultura) existe para hacer recordar estas cosas – al parecer tan simples – cada día. Para promover una conducta honesta y leal, así como la actitud de gratitud hacia los artistas. Nuestra misión se basa en un mensaje positivo: demostramos cómo, aprovechando de todo lo que nos ofrecen las tecnologías más recientes, seguir siendo una persona ética, consciente de que vive entre otra gente, también en la red.

Deseamos sensibilizar a los destinatarios de la cultura sobre el vínculo entre las dos caras de la cultura: la digital y la material. La red no es un mundo aislado: muchas de las leyes y las reglas no escritas que observamos cuando tenemos que ver con una obra física siguen siendo válidas cuando entramos en la esfera de las obras publicadas en la red. No es que en Internet nos convertimos en otras personas. Por ejemplo, cuando decimos: “no hurtes”, esto se aplica tanto a una novela en la librería, como a un libro disponible en Internet. Es porque cada uno fue escrito por un autor – a veces incluso el mismo – que puso su alma, dedicó su tiempo y esfuerzo a crearlo.

La sociedad digital es una red abierta de interacción, de la que todos podemos beneficiar, pero también a la que cada uno contribuye mucho. En Internet podemos crear juntos diversos bienes inmateriales, pero la cuestión clave son nuestras actitudes y nuestro conducto en la red.

Hoy estamos creando una cultura digital, como durante siglos hemos construido una cultura material. Y una vez más tenemos que establecer ciertos principios en los que debe basarse – reglas que nos permitirán satisfacer nuestras necesidades sin infringir los derechos de otros miembros de la comunidad virtual y sin herir sus sentimientos.
El Internet es un bien común. La red, como la cultura, la creamos todos. Y todos somos responsables de ella. Tenemos que cuidar la calidad de la cultura digital, ya que es lo que nos modela.
Cultura Legal se ha comprometido a solucionar uno de los problemas más importantes de la cultura contemporánea: ¿cómo aprovecharla manteniendo la libertad propia y sin restringir la libertad de los demás? Cada día recordamos que en Internet al otro lado también está presente una persona, no un anónimo ni un sistema, sino una persona que vive, piensa y siente, que tiene sus derechos. Igual que nosotros.

El desarrollo de nuestra cultura y nuestra actividad social en la red tiene varias caras. Cultura Legal promueve ideas, valores y actitudes importantes para todos los usuarios de la cultura en la nueva realidad digital: espíritu comunitario, igualdad de acceso, diversidad, capacidad de cooperación, honestidad, confianza, conciencia, conocimiento y transparencia de normas, responsabilidad, seguridad, respeto mutuo, bondad y gratitud. Todas estas características deben ser los fundamentos de nuestro uso de la red.

La fundación Cultura Legal tiene 3 objetivos básicos.

  • Nos importan los CONOCIMIENTOSNuestra misión se centra en la educación. Sabemos lo importante que es la información fiable y por eso hacemos todo para que los internautas sepan navegar de manera consciente por los recursos amplios de la red.
  • Nos importa la CULTURA
    Por medio de nuestros proyectos sensibilizamos a los destinatarios de la cultura que todo lo disponible en Internet: películas excelentes, música bonita, libros emocionantes, todos son los frutos del trabajo de otra gente. Nuestras prioridades son la integración y el diálogo, como creemos que en estos tiempos difíciles podemos comunicarnos, porque tenemos un objetivo común: creación y desarrollo.

  • Nos importa la COOPERACIÓN
    Colaboramos con artistas destacados, pero también invitamos a cooperar a creadores jóvenes que están dando sus primeros pasos en el mundo del arte. Estamos aprovechando el caudal de experiencia de abogados que ayudan a comprender las normas del derecho de autor o el uso permitido. Colaboramos con educadores e investigadores para poder seguir de manera continua las tendencias en la cultura. Creemos que un cambio es posible – un cambio de nuestra actitud y conducto en la red – por eso explicamos, convencimos, educamos, compartimos.

Cultura Legal está llevando a cabo una campaña social educativa de carácter interactivo: de esta manera establecimos una comunidad de profesionales y destinatarios de la cultura. Todo el tiempo estamos en contacto con usuarios de la cultura: alumnos y profesores, estudiantes y personas de edad mayor, representantes de diversos grupos profesionales; respondemos a sus preguntas, resolvemos sus problemas, hacemos propuestas personalizadas para determinados grupos de destinatarios, compartimos diversos materiales educativos. Los internautas pueden crear la cultura junto con nosotros, utilizando fuentes legales, promover y compartirlos, por ejemplo añadiéndolos a nuestra base.
Todas nuestras actividades son de carácter positivo: promovemos, compartimos, explicamos, enseñamos, recordamos los valores fundamentales, damos ejemplo, unimos.
La misión de la Fundación es concienciar a los destinatarios de la cultura de que sus obras no se crean en un vacío social. Que la manera de aprovechar la cultura tiene un enorme impacto sobre ella. Nuestras acciones están dirigidas a todos a quienes les importa la cultura, pero también a estos de sus usuarios que todavía no están conscientes de la importancia de participar en la cultura de manera basada en dar y tomar de manera recíproca. Nuestro objetivo es que cada destinatario de la cultura utilice sus recursos de manera consciente, responsable y legal.

Estamos creando un mundo común, diverso, basado en la actitud abierta y la confianza. Un mundo donde intercambiamos lo que somos capaces de crear. Sin embargo, no podemos olvidar que la libertad y el acceso universal a la cultura también crean obligaciones, sobre todo con sus autores.
Intentamos ser un interlocutor activo y responsable en el debate público sobre fuentes legales de la cultura, influir las opiniones, actitudes y acciones de profesionales y destinatarios de la cultura. No tenemos miedo de confrontar a nuestros oponentes. Estamos en contra a la financiación – mediante inserción de publicidad – de los portales web que difunden contenidos culturales procedentes de fuentes ilegales. Subrayamos el papel de la responsabilidad social corporativa; la piratería en Internet es la culpa no solo de los usuarios, sino también de todos los que comparten los contenidos provenientes de fuentes ilegales o facilitan tales prácticas.
Además, concedemos gran importancia a la seguridad en la red. Sensibilizamos a los destinatarios de la cultura sobre los riesgos, sobre todo aquellos relacionados con descargar materiales de un origen poco confiable, e indicamos fuentes legales.
Se acerca el momento para adoptar medidas decididas, de enfoque global. Hoy en día no serán suficientes unos proyectos ad hoc, a corto plazo y transitorio o acciones de carácter fortuito. Todas la personalidades de la cultura deben unirse en torno la idea de legalidad en Internet. Las generaciones contemporáneas se educan en la red, crecen en un entorno de la cultura digital. Por eso necesitamos una estrategia a largo plazo y una educación holística – para fomentar en los ciudadanos, desde la edad más tierna, el sentido de responsabilidad por nuestro bien común: la cultura en Internet.

Traducido por:
Biuro Tłumaczeń Diuna www.diuna.biz



Do góry!